viernes, 30 de abril de 2021

Ávila a través del espejo

Ya son siete los libros de relatos que han visto la luz gracias a la Asociación cultural de novelistas La Sombra del Ciprés. El de este año se titula Ávila a través del espejo, haciendo alusión a la novela de Lewis Carroll «A través del espejo y lo que Alicia encontró allí», que es continuación de su conocida: «Las aventuras de Alicia en el país de las maravillas». Por tanto, en el título está expuesta la filosofía que han guiado la construcción de los 24 relatos que lo componen: la deformación de la realidad, en este caso de la ciudad de Ávila, su historia, sus gentes, su pasado y su futuro. Apelando a cualquiera de estas acepciones tendremos relatos en los que predomina la fantasía, la distopía, la ucronía o el «qué hubiera pasado si…».

Nuestra ciudad es referente siempre para la ubicación de los relatos de todos nuestros libros, así, en este, los autores dejamos volar nuestra imaginación en la construcción de otras Ávilas, aunque todas tienen mucho que ver con la que conocemos. Su deformación es consecuencia de traspasar el espejo y encontrarnos en ese mundo fantástico.

A continuación, haré una breve reseña del contenido, clasificando los textos en temáticas con las que puedan sentirse emparentados, que sirvan al curioso para saber qué es lo que puede encontrar en el libro. ¡Que, sí, tienes la necesidad de comprarlo o te lo vas a perder!

Comenzaré por la adaptación de nuestra ciudad al imaginario colectivo. Tempus fugit, de Lorena Rodríguez Herrero, es la continuación de una de las más famosas leyendas de la ciudad. Y Blade Runner 2121: como lágrimas en la lluvia, de Juan Pedro Fernández Blanco, tiene sus analogías con la película distópica del mismo nombre; su ubicación futurista recorre las calles que conocemos con una ambientación muy distinta.

Hablando de imaginación y ciencia ficción, no podemos obviar a los OVNIS, los extraterrestres y contactos con otras civilizaciones. Así tenemos relatos como: Xuan, de Claudia Andrea la Jara Niño de Guzmán, Ávila, la otra historia, de Óscar de Blas, Un cerro de altura, de Julián Miranda y Esferas al pie de la muralla, de Carlos Alameda.

Hay relatos con futuros poco halagüeños debido a algo tan actual como son los virus. De eso trata El embalse, de Moisés González Muñoz y Sonata para piano número 14, de Isabel Martín. Sin olvidar futuros apocalípticos o post apocalípticos: Guerra Mundial A, de César Díez Serrano, Menudo bicho, de Guillermo García Jiménez, Augurio de Daniel Bores, Tierra en las uñas, de Pablo Garcinuño y Vuelta al origen, firmado con el pseudónimo de Lola Bellavida.

Además de prever el futuro también miramos un pasado diferente, al que viajamos con intención de modificarlo. José Manuel Blázquez Alonso nos propone una historia titulada: Paco, fontanero, cuñado y viajero a destiempo. Oscar Hernández escribe La misión. Tomás Sánchez Salinero nos presenta Tryfánico. Paula Velasco escribe una historia intimista y bella titulada Tránsito. Y Toño García nos ofrece El plan Comadreja.

El último grupo de relatos podríamos agruparlos en torno a una pregunta: ¿Qué pasaría si…? O ¿qué hubiera pasado si no…? Guillermo Buenadicha nos habla de un personaje abulense importante, que tal vez pudiera haber sido futbolista y no presidente del Gobierno, Fito, el tahúr. Un acontecimiento de la historia reciente ocurrió de otra forma y Ávila se convirtió en una ciudad libertaria, así nos lo cuenta la guía de viajes escrita Ánzoni Martín Alonso y Ángeles Jiménez Soria Avilania, el último refugio. Y Julio Veredas se retrotrae a unos personajes a los que pudo hacer desaparecer la historia y habernos quedado sin una de nuestras figuras más icónicas, Orejitas de mártires.

En este grupo estarían también esos relatos en los que nuestra ciudad sería notablemente distinta si algunos sucesos del pasado hubieran sido diferentes. Como en la propuesta de María Eugenia Hernández Grande: 20th Ávila Fox o la de Ramón Lozano: Tan cierto como te lo cuento. He dejado para el final mi relato titulado El próximo año visitamos marte, ¿Ávila capital de una Europa Unida y con 20 millones de habitantes? Tal vez.

Que no se me olvide mencinar que las magníficas ilustraciones de portada y contraportada las ha realizado, como en anteriores ocasiones, la excelente artista Gris Medina.

lunes, 12 de abril de 2021

Operación Chamusquina

Advierto que esto no es una reseña al uso, ya que la va a hacer el autor. Por tanto, hay que olvidar cualquier atisbo de objetividad. Es más bien como una pequeña presentación, ya que me dispongo a explicar de qué va mi última novela para aquellos que quieran valorar si merece la pena leerla. ¡Que sí la merece, caramba!

Operación Chamusquina está planteada como novela policíaca, o sea de género negro. Hay unos crímenes y una investigación. Tiene como particularidad el tono humorístico, que la desnaturaliza un poco, aunque en mi intención era que la hiciera más atractiva.

En 2017 hice una pequeña publicación Operación Caipiriña, cuyo objetivo principal era divertirme al escribir. Entonces creé unos personajes para una trama policíaca que quería desmitificar la novela negra. Gustó mucho a los que la leyeron, según me ha llegado el retorno de comentarios, así que me planteé algo así como una saga; pero ¿cómo se me ocurría adentrarme en una saga con autoediciones de tirada limitada? Con ello no podría llegar más que a los amigos de mi círculo más próximo. Mas, como Elicio Iborra me pareció un personaje peculiar, digno de escalar otros ámbitos, escribí una nueva trama con los mismos personajes para enviarla a las editoriales tradicionales. Mi alegría fue grande cuando la Editorial Fanes quiso apostar por mí y ya tenemos el resultado, acaba de salir a la calle Operación Chamusquina. De momento no me planteo continuar la saga detectivesca, pero quién sabe.

Operación Chamusquina tiene el humor como ingrediente principal y esto genera una doble consecuencia. Por un lado, agradará al lector y, por otro, puede ser considerado como un producto menor o más ligero. A los que piensan así, quiero recordarles que muchas de las grandes obras de la literatura fueron concebidas como obras netamente de humor y ahí está el hidalgo que enloquece leyendo libros de caballerías y se lanza al mundo a desfacer entuertos. O el pobre lazarillo que se busca la vida sirviendo a personajes poco recomendables. El humor no desvaloriza las obras donde aparece —no digo que las haga mejores—, pero sí que las hace más agradables.

Elicio Iborra es un personaje un poco peculiar, para algunos será un simple o un tonto, pero yo no me quiero reír de sus desvaríos, es más, quiero reivindicarlo y para ello le he creado una biografía atormentada, con un pasado en el que sufrió y que puede explicar su personalidad. El lector decidirá si he triunfado en mi intento de humanizarle. A su alrededor hay otros semejantes y algunos a los que se les puede llamar serios. Y todos juntos pondrán su vida en peligro, intentando esclarecer un crimen.

Por otro lado, siguiendo la tradición de las novelas negras, he querido tratar un tema social de fondo, como es la crisis económica de 2008. Mi intención no es tomar partido y explicar por qué ocurrieron esas cosas, sino dejar una foto de cómo estaba la situación. Se ambienta en el momento posterior al pinchazo de la burbuja inmobiliaria, con todas sus consecuencias: el paro, los desahucios, las preferentes y algo peculiar, muy visible en la ciudad donde se desarrollan los hechos, Ávila: grandes extensiones de zonas que iban a ser urbanizadas y se quedaron a medias. O más bien en el inicio. El plano de Ávila tiene más de la mitad de su territorio con viales construidos y parcelas vacías, donde estaban proyectadas edificaciones que nunca llegaron a levantarse y, si lo hicieron, no se habitaron, quedando desmanteladas por el vandalismo. La novela lo enseña, que luego cada uno saque sus conclusiones. Porque aquí a lo que hemos venido es a reírnos.

Recomiendo que el que esté interesado busque el libro en su librería de barrio, es una de las mejores acciones que podemos hacer para mantener las ciudades, apostar por el comercio de proximidad. Otra opción es acudir directamente a la editorial y comprarlo online: Operación Chamusquina - EDITORIAL FANES

LIBRO RECOMENDADO:

-        Lo demás es cosa vana, de Cristóbal Medina (este me suena)