miércoles, 12 de diciembre de 2018

Los intransigentes


Todos necesitamos seguridades para poder conducirnos por la vida. Cuando comenzamos a andar, titubeamos en los movimientos y, con la práctica, logramos dar pasos firmes. La experiencia nos da ciertas seguridades basadas en lo aprendido. Eso nos pasa también en nuestra vida social y política. 

Debemos tener algunas seguridades que nos permitan seguir adelante, sin replantearnos constantemente las cosas. Aunque de vez en cuando las pongamos en duda. Es más, las debemos poner en duda como método.


Los intransigentes son un caso aparte. Son personas que han hecho una reflexión, más o menos profunda, y han sacado unas conclusiones. Hasta aquí, sin problema. Lo malo viene cuando sacralizan sus conclusiones, pensando que son verdades absolutas y que nada ni nadie las puede discutir. Así, a las personas que piensan de forma diferente a ellos, cuando menos, las tienen por imbéciles y en general por malintencionadas o incluso por criminales.

Los intransigentes son ignorantes. Desconocen que la realidad es poliédrica y no plana. Cuando vemos una imagen de dos dimensiones, podemos afirmar con certeza que bien es un círculo, un cuadrado o cualquier otra forma geométrica, regular o irregular. Y que tiene este o ese color. No hay duda. Pero como la realidad no tiene dos dimensiones, sino tres —o a saber cuántas más—, lo que nosotros, desde nuestro punto de vista, vemos de una forma, los otros, desde otra perspectiva pueden ver de otra. Así, las personas inteligentes sabemos que —humildad ante todo—, cuando menos, los demás pueden tener tanta razón como nosotros. Esto lleva al respeto de las opiniones ajenas y al entendimiento, bases de la convivencia.

Joven-vieja. Versión de W.E.Hill (1915)
Fuente: Biblioteca del Congreso Americano
Los intransigentes son una fracción de un partido político o una religión, cuando no una mayoría en esas organizaciones. Invaden un grupo social, para esconderse detrás de una bandera y dedicar toda su energía a luchar, de la forma que sea, contra esos estúpidos criminales que no ven la verdad. Su ruin verdad. No soportan las críticas a sus ideas y llegan al extremo de declarar la guerra para intentar demostrar que tienen razón, con el propósito de exterminar al contrario. Da igual la sangre que pueda verterse, lo importante es salirse con la suya.

Pobres intransigentes, no saben que los países se formaron por unos reyes que hicieron guerras contra otros y pocas veces coinciden con un pueblo determinado. Y que es absurdo, además de imposible en el mundo globalizado, que cada pueblo tenga su nación. Siempre es más enriquecedora la multiculturalidad. ¿Se imaginan en Estados Unidos a los Siux con un trozo de tierra por su lado, haciendo frontera con los italoamericanos por otro y los irlandeses americanos por otro? ¿Sin mezclarse? Eso se llama racismo, sin paliativos.

Religión - Wikipedia
Los intransigentes ignoran que las religiones son derivaciones dogmáticas de muchos siglos y que consolidan determinadas creencias, que en épocas pasadas pudieran tener sentido y ahora no. Las religiones para ellos tienen que permanecer estáticas, sin acomodarse a los tiempos. Dicen que solo hay un dios, pero magnifican las diferencias que les separan de otros que creen en lo mismo. Solo porque a ese único dios lo llaman de otra forma e hizo pis en esta esquina en lugar de en aquella. Aunque ellos no lo han visto, están seguros que otros sí. Además, en su subconsciente desconfían tanto del poder de su dios omnipotente, que tratan de defenderlo de unos simples mortales que lo ofenden. Son como hormigas protegiendo a una ballena, a la que no han visto nunca, para que otras hormigas no la injurien escupiendo en el mar.

Los intransigentes desconocen que las banderas son convenciones, que nacieron de determinada forma causal y podrían tener por azar colores diferentes. Si me sueno los mocos con un trapo blanco no pasa nada, pero ¡ay si ese trapo tiene colorines!

Los intransigentes se ofenden enseguida. No soportan que los demás se rían de los pilares en los que ellos han basado su existencia. Cuando reírse de uno mismo es la base de la inteligencia y del progreso. Pero eso nunca lo sabrán, porque ni son inteligentes ni esperan ningún progreso. Son conservadores rancios de sus miserias.

Dioses y patrias son las herramientas que a lo largo de toda la Historia han utilizado los poderosos para tener en sus filas a aquellos que no comparten sus intereses y, entre estos, los intransigentes son su mayor conquista. Con ellos forman sus ejércitos de choque. Son los tontos útiles.

Cada uno puede defender sus seguridades, pero es fundamental el respeto al contrario o no habrá convivencia. Para amar hay que desnudarse de las ideas. Y también para hacer el amor. En el fondo las ideas solo sirven para emplearlas en el juego de la democracia, la cual resolverá por el sistema de mayorías y pactos lo que hay que hacer.

Ya lo dijo una persona sabia del siglo XVI, a quien obligaron a abandonar su fe unos intransigentes: solo hay nacer y morir, lo demás es cosa vana.

viernes, 30 de noviembre de 2018

El Monasterio de Guisando

En el término municipal de El Tiemblo se encuentra un paraje embutido en plena y boyante naturaleza, el Monasterio Jerónimo de Guisando. 

Se sitúa cercano junto a los famosos Toros de Guisando, donde se firmó el Tratado o Concordia entre el rey de Castilla Enrique IV y su hermanastra Isabel. Por tal jura, esta era proclamada princesa de Asturias y reconocida como heredera de la Corona de Castilla.

Al fondo, al otro lado de la carretera, los famosos Toros de Guisando

El Monasterio de Guisando es uno de los primeros monasterios fundados en la Península Ibérica por la orden de los Jerónimos, en 1375.


Todo comenzó cuando cuatro monjes eremitas, llegados de Italia, dieron con una cueva llamada de San Patricio y habitaron las covachas cercanas, respetando la más grande como ermita.

Cueva de San Patricio
Interior de la cueva
Una de las covachas
Subida a la ermita de San Miguel, del siglo XVI


Al cabo de un tiempo, decidieron construir un monasterio en aquel lugar y erigieron una pequeña construcción rural que, posteriormente, con el transcurso del tiempo y de los avatares históricos, fue sufriendo varios incendios, reformas, ampliaciones, modificaciones y restauraciones.


El monasterio, junto con sus jardines, cuevas y ermita, fue declarado “Paraje Pintoresco” el cinco de febrero de 1954. También es Bien de Interés Cultural, junto con los Toros de Guisando. Desde la desamortización de mediados del siglo XIX es propiedad privada y, con los restos arquitectónicos, se construyeron unos jardines románticos, que casi íntegros podemos observar en la actualidad.









Impresiona la hermosa iglesia comida literalmente por la vegetación. Parece arquitectura mágica o de película de fantasía.




Un paseo muy recomendable, cercano tanto a Ávila, como a Madrid o Toledo. Para poder visitarlo se debe realizar reserva: https://www.monasteriodeguisando.es/

Saludando a unos amigos

martes, 13 de noviembre de 2018

Cerro Gallinero


El concepto de Arte y Naturaleza es la nomenclatura castellana de lo que en otros lugares denominan Land Art, que propone una intervención en los espacios naturales para producir diverso tipo de sensaciones en el observador. Estas sensaciones hay que recibirlas en directo, pero, al igual que la música enlatada puede incitar a visitar una sala de conciertos, que es donde de verdad se disfruta, espero que esta visita visual estimule a algunos a una excursión campestre.


Cerro Gallinero está en el término abulense de Hoyocasero. Es recomendable realizar el paseo en distintas épocas del año, ya que una de las características más auténticas de la naturaleza es su variabilidad estacional. Estas fotos son de principios de octubre de este año, cuando aún no había llegado el frío extremo de estos días. El recorrido es más amplio, no está todo, pero hay que andarlo para descubrir una a una las sorpresas.

























miércoles, 31 de octubre de 2018

IV Gala de Premios “La Sombra del Ciprés”


Parece que fuera ayer
cuando nuestra asociación
diera comienzo a estas galas
con una gran ilusión…


A modo de resumen, y para el recuerdo, abordo de nuevo la crónica de los premios de la asociación cultural de novelistas “La Sombra del Ciprés”. Se llevó a cabo el sábado, 20 de octubre de 2018, a las 19:00 horas, aunque abrimos las puertas poco antes de las seis y media, para hacernos unas fotografías con los premiados y el público asistente.

Lo primero de remarcar es el lleno absoluto que tuvo el Auditorio Municipal de San Francisco, cosa que año tras año nos emociona.

En esta ocasión el hilo conductor fue la poesía y comenzamos con unos versos de nuestro paisano Juan de Yepes: “¡Oh llama de amor viva / que tiernamente hieres…” 

Nuestras presentadoras, Paula Velasco y Carolina Ares, repitieron su excelente hacer y condujeron las intervenciones de manera magistral.



La música tuvo un nivel altísimo en la voz de Elena Sanabria y el piano de Fernando Campillo.


Además hubo actuaciones de baile de Cristina del Castillo.


Como presidente de la asociación, por segundo año ya, me cupo el honor de hacer el discurso institucional, en el que me atreví con una composición en octosílabos, que no debió disgustar mucho (si no quisiera hacerme pasar por modesto, diría que gustó). Comenzaba con los versos que introducen este artículo.


Después hubo una soberbia actuación en la que dos personajes, el uno interpretado por Guillermo Buenadicha y el otro por Ánzoni Martín, dieron su particular visión de la poesía desde el punto de vista clásico y el vanguardista. Fue acogido por el público con entusiasmo de risas y aplausos.



Y vinieron los premios, todos introducidos por unos versos seleccionados de distintos siglos, desde el XVII al XX, para dar lugar al siglo XXI con la última premiada. El primer premio, “El Camino”,  a la asociación o institución que apueste por la cultura y apoye a los autores de la tierra, fue para la Biblioteca Municipal de Piedralaves, representada por Mercedes Sánchez. Entregado por el secretario de la Federación Abulense de Hostelería Javier Marfull.


El segundo premio, “La hoja roja”, destinado al blog, página web o publicación digital o en papel que apueste por la cultura, para la revista cultural El Cobaya, que recogió su director José María Muñoz Quirós. Entregado por la librera y activista cultural Gemma Orgaz.


El tercer premio, “Madera de héroe”, otorgado por el Casino Abulense al promotor cultural que fomente los valores de la cultura y literatura, fue a parar a la escritora y poeta Ester Bueno Palacios.


A continuación se otorgó la Mención Especial, que este año fue para la Asociación de Cultura y Patrimonio “La Alhóndiga” de Arévalo.


El cuarto premio, “Mi vida al aire libre”, que reconoce toda una vida literaria, fue para el escritor de raíces abulenses, Carlos Sánchez Pinto. Fue entregado por la Teniente de Alcalde de Cultura del Ayuntamiento Sonsoles Sánchez-Reyes.


Después hubo una actuación especial, de forma sorpresiva, de Jorge Marazu, que interpretó al piano uno de sus éxitos.




Él fue el que presentó a Camino y Ángeles Delibes, hijas del escritor que es referencia tanto de la asociación, como de estos premios que llevan todos el nombre de una de sus obras.


Ellas entregaron el quinto premio, “La sombra del ciprés”, a un escritor por su labor en favor de los valores de la creación artística y su trayectoria literaria, en este caso correspondió la exitosa y joven poeta Elvira Sastre, que agradeció emocionada su primer premio literario, recibido de nuestras manos.



Al final tuvimos, como de costumbre, una cena de hermandad en el Restaurante “La Bruja”.



(Las fotografías pertenecen al álbum publicado en el Facebook de la asociación, realizadas por Ana Tirado y Paula y Conchita Cornejo. [En este enlace podéis ver muchas más])




















Y ya queda un día menos para la V Gala.