miércoles, 27 de noviembre de 2019

Banderas y cordones sanitarios


Intento que este sea un blog literario y de vivencias personales de su autor, aunque de vez en cuando muestre opiniones respecto a temas sociales y políticos. Llevo tiempo con intención de decir algo similar a lo que voy a exponer a continuación y siempre me he reprimido para no molestar a mis amigos. Pero ya no puedo más.

Soy una persona profundamente democrática y me jacto de tener amigos de todas —todas— las ideologías, porque todas las personas son respetables, pero algunas ideologías no lo son, sin lugar a dudas. Existen ideologías criminales, despreciables y a las que merece la pena combatir.

La democracia consiste en dar voz a todas las opciones y en respetar a las minoritarias. Luego hay que buscar consensos para llevar adelante las políticas, permitiendo que cada cual pueda aportar su pensamiento. Serán los puntos comunes los que hagan avanzar la sociedad. Lo contrario es creer que solo existe una verdad verdadera y que el que no es capaz de verla o bien es un ignorante, un enfermo o un criminal, al que hay que perseguir para que no lleve a cabo su pérfido propósito. El pensamiento único no respeta a los demás, los apabulla y trata de callar con todos los medios posibles, considerando legítima la violencia, ya que el objetivo principal es tener razón, se tenga o no.

La democracia, por el contrario, cobija todos las ideas, pero debe cuidarse mucho de aquellas que no son democráticas, porque pueden sumir a todos en la barbarie. Criminales despreciables como Hitler se hicieron con el poder a través de las reglas democráticas, con los resultados que todos conocemos. Por eso hay que tener mucho cuidado con los planteamientos políticos totalitarios y también con los religiosos integristas. Son un peligro latente, que no tardaría en explotar. Hay que hacerles cordones sanitarios y recluirlos en las cloacas a las que pertenecen, pisándolos sus sucias cabezas si intentan sacarlas. Y me refiero a ideologías, claro, no a personas.

Existe una ideología en España que dice abiertamente que quiere ilegalizar a quienes no piensan como ellos, que quiere obligar a todos a compartir su moral estrecha, que prefiere el enfrentamiento a permitir que alguien discuta algo que ellos consideran sagrado, que defiende sin paliativos la atroz dictadura que acabó con el sistema democrático de la II República, que piensa que si en el mundo hay ricos y pobres es porque los pobres son unos vagos, que combate ciegamente la ideología feminista que está revolucionando positivamente nuestra sociedad, que cree que todos debíamos vestir uniforme y ponernos a las órdenes de un líder...

Me da pavor cuando gritan “a por ellos”, ya que yo sería uno de ellos. Y existen precedentes de lo que hicieron cuando llevaron a efecto ese grito en la historia reciente, normalmente en cunetas y tapias de cementerios. Y aquí no me vale el “y tú más”, que cuarenta años sirvieron para que se tomaran revancha suficiente de los desmanes de los vencidos, quedando los suyos impunes.

Esa ideología se llama VOX y me repugna. Enfrente me tenéis. Dicho queda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario